La Habana (11 de septiembre, 2017) – Un día después de que Cuba fue golpeada por una de las tormentas más fuerte en su historia reciente, está emergiendo una imagen de una devastación severa dejada en el camino del huracán Irma.

Los vientos y mares fuertes provocados por el huracán Irma llegaron por primera vez a las costas cubanas el viernes, donde se convirtió en un huracán de categoría 5 cuando llegó a tierra. La tormenta debilitaría a medida que avanzaba a lo largo de la costa norte de Cuba antes de volverse hacia Florida el domingo.

“Sabíamos que Irma sería mala. Prácticamente toda la isla ha sido impactada,” dijo Richard Paterson, representante de CARE en Cuba. “En este momento, estamos comunicando con los socios locales para entender el efecto total hasta ahora del huracán. Estamos particularmente preocupados por las comunidades a lo largo de la costa norte en las provincias centrales – tememos que algunas de estas áreas han sido destruidas.”

A lo largo de esta región, ha habido reportes generalizados de árboles desarraigados, líneas eléctricas hacia abajo, techos arrancados de edificios y aguas de inundación por oleadas de tormenta que aún no han regresado al mar.

La capital de la Habana también ha sido afectada. El periódico cubano Granma informó que, “las tormentas y las altas olas han causado inundaciones costeras en La Habana, hasta un punto nunca antes visto en algunas áreas”.

Paterson dice que pasó la noche del sábado en la oscuridad escuchando el viento aullando mientras el agua de rodillas inundaba la calle fuera de su edificio.

Según los funcionarios del gobierno, el huracán Irma ha impactado fuertemente la infraestructura eléctrica en prácticamente todo el país.

Las autoridades cubanas evacuaron a más de un millón de personas por delante de Irma y liderarán los esfuerzos de socorro y recuperación. CARE y los socios locales de las regiones afectadas se están preparando para responder si lo solicitan y buscarán asistir con agua, saneamiento, higiene y suministros para el hogar y otros artículos de socorro según sea necesario. En los próximos días, los socios de CARE buscarán viajar a las regiones afectadas para evaluar los daños.

“Irma ha afectado los medios de subsistencia de tanta gente en Cuba. No sólo los que trabajan en los centros turísticos, sino sus amigos y familias en las comunidades que viven cerca de la costa “, dice Paterson. “Si bien el espíritu cubano es fuerte, sabemos que será una recuperación muy difícil”.

Fuente: http://www.care.org.pe/noticia/huracan-irma-cuba/