LOGO

EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Las Organizaciones Sindicales de Trabajadoras Remuneradas del Hogar reunidas en la Confederación Latinoamericana y Del Caribe de Trabajadoras Remuneradas del Hogar (CONLACTRAHO) y CARE LAC, expresamos nuestra profunda preocupación por la situación de vulnerabilidad que enfrentan quienes trabajan en el sector del cuidado, y en particular las trabajadoras remuneradas del hogar, frente a la pandemia del COVID-19. Esta emergencia de alcance global evidencia la precariedad de las condiciones laborales que enfrentan las trabajadoras remuneradas del hogar y la ausencia de garantías de seguridad, dignidad y supervivencia.

En América Latina, 19 millones de personas son trabajadores domésticos, de los cuales el 95% son mujeres (OIT, 2012), la mayoría realiza su trabajo sin acceso a la seguridad social, con salarios por debajo del mínimo y sin horarios, evidencia de la falta de políticas públicas efectivas que garanticen estos derechos laborales.

En las condiciones sin precedentes por las que atraviesa el planeta, hacemos un pedido a gobiernos, empleadores y a la sociedad en su conjunto, sobre los siguientes puntos:

  • Empleo y salario: El confinamiento obligatorio que irrumpe el trabajo de toda la población, no puede significar despidos intempestivos, descuentos en los salarios o vacaciones obligatorias. El contexto actual devela nuevamente la permanente vulnerabilidad asociada a la informalidad y el no reconocimiento de este sector como un trabajo.
  • Movilidad: Cada país ha tomado medidas preventivas de protección para la población, que incluye a las trabajadoras remuneradas del hogar, sin embargo, muchas continúan movilizándose a sus lugares de trabajo a pesar de estas medidas de aislamiento social, sin las garantías adecuadas de protección y prevención para el cumplimiento de su labor, aspectos que afectan de manera dramática sus vidas, incluyendo el riesgo de contagio.
  • Seguridad y protección: Al ser actoras fundamentales del sistema de cuidados, las trabajadoras remuneradas del hogar necesitan que su salud y las de sus familias no se vean expuestas al COVID – 19. Las medidas de prevención y respuesta propuestas por los Estados y la Organización Mundial de la Salud deben garantizar su seguridad y protección, proveyéndoles de los implementos adecuados necesarios.
  • Participación: El rol fundamental de las trabajadoras remuneradas del hogar en la esfera de los cuidados, debe considerarse una oportunidad crucial para que sus organizaciones y sindicatos, participen en la toma de decisiones de las políticas públicas que les garanticen estándares básicos de derechos laborales, reconocidos nacional e internacionalmente.
  • Violencia: Al ser uno de los sectores más afectados por la violencia basada en género, un llamado ineludible a empleadores y gobiernos es a reforzar su compromiso, en el contexto de esta emergencia, para garantizar la prevención de la violencia y acoso sexual en el lugar de trabajo. Consideramos fundamental fortalecer las medidas de prevención y respuesta, incluyendo servicios médicos y de acceso a la justicia.

Ante esta situación, deseamos expresar nuestra solidaridad y sororidad, con todas las mujeres trabajadoras del hogar en América Latina y El Caribe en estos tiempos de gran complejidad social y riesgo causados por la pandemia del COVID 19, y reiteramos nuestro llamado urgente a los gobiernos y comunidad internacional, a fortalecer los mecanismos de garantía de sus derechos laborales y humanos en el contexto de la pandemia global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *