Una victoria para las mujeres del mundo: se adopta un histórico tratado global para poner fin a la violencia y el acoso en el trabajo

Ginebra (21 de junio de 2019): CARE Internacional felicita a los gobiernos, empleadores y trabajadores que hicieron posible que Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la erradicación de la violencia y el acoso en hoy el mundo del trabajo sea adoptado.

El acuerdo concertado hoy sigue intensas negociaciones en Ginebra durante la Conferencia Internacional del Trabajo en 2019, una cumbre anual de los 187 Estados miembros la OIT. El Convenio de la OIT es el primer tratado global sobre violencia y acoso en el trabajo; es el resultado de años en los que sindicatos, la sociedad civil y las organizaciones de mujeres han promovido su elaboración y adopción en diferentes niveles.

Durante los últimos dos años, a través de la campaña de #March4Women global promovida por CARE, más de 200.000 personas alrededor del mundo se unieron a una petición colectiva para pedir a sus gobiernos y empresas a unirse a las organizaciones de trabajadores y adoptar las normas internacionales sobre este tema. De esta manera, eventos, coloquios y marchas fueron organizados en casi 50 países, miles de hombres y mujeres se unieron a nuestros socios y embajadores por la igualdad de género en el mundo del trabajo.

“El alcance de la Convención de la OIT refleja las necesidades de los cientos de miles de mujeres que CARE apoya cada día; en gran medida los más marginados y menos visibles ciudadanos del mundo,” dice Caroline Kende-Robb, Secretaria General de CARE International.

“Sólo en Camboya por ejemplo, casi 1 de cada 3 trabajadoras de la fábrica de ropa femenina dices haber experimentado acoso sexual en el lugar de trabajo en los últimos 12 meses. En América Latina, grupos de trabajadoras en condiciones de aislamiento como las trabajadoras remuneradas del hogar, reportan que hasta un 80% ha sido maltratada física, sexual y verbalmente – nuestro objetivo, dice ¡Kende-Robb, es que ese número sea cero en todos los países “.

Kende-Robb continúa: “Si bien es un avance histórico, es importante que los países y sus gobiernos ratifiquen e implementen a través de legislación y normativa local el Convenio de la OIT, como la primera oportunidad para que las mujeres vean un cambio real en todos los ámbitos relacionados al trabajo, lugares que deben ser seguros”.

Convenio 190 y Recomendación 265 contra violencia y acoso en el lugar de trabajo:  wcms_711139